Páginas

11 de octubre de 2016

Hepatitis C. Importante su diagnóstico.

Las hepatitis virales son una de las mayores causas de trasplantes hepáticos en el mundo – con destaque para la hepatitis C (HCV), un agravio que hoy afecta a más de 185 millones de personas en todos los continentes.



En Brasil, la hepatitis C, que tuvo como formas preferentes de transmisión el uso de drogas inyectables, hemodiálisis, transfusiones de sangre y hemoderivados y otros procedimientos médicos invasivos, especialmente hasta el inicio de los años 90, cuando no había examen que permitiera diagnosticar el portador del VHC. En la actualidad, las personas que usan drogas, inyectables o inhalados, son un grupo de riesgo en Brasil, aunque en número mucho menor que en Asia, Europa y los Estados Unidos. Sin embargo, la transmisión del virus no se restringió a estos grupos. Así, se han identificado formas adicionales de transmisión en los procedimientos de manicura y pedicura; perforaciones y los tatuajes, tratamientos odontológicos; uso de jeringas de vidrio; endoscopia digestiva alta; y las relaciones sexuales desprotegidas.

Se estima que existan, en Brasil, entre 1,4 y 1,7 millones de portadores de hepatitis C – número significativamente inferior a las estimaciones de la La organización Mundial de la Salud. Gran parte de los portadores de hepatitis C se desconoce su diagnóstico, y pocos saben cómo ocurrió la transmisión o que existe tratamiento para la enfermedad. En Brasil, aproximadamente 10 mil casos son notificados cada año.

Diagnóstico:
Clínica:

El ARN del VHC es detectable en el suero 3-7 días después de la exposición. La concentración de ARN del VHC aumenta rápidamente durante las primeras semanas, seguida del aumento de los niveles de aminotransferasas séricas (TGP - TGO) 2-8 semanas después de la exposición. Los anticuerpos anti-VHC aumentan en etapas posteriores de la evolución de la hepatitis C aguda y pueden no estar presentes al inicio de los síntomas o cuando aumenta la concentración de aminotransferasas séricas.

Tras el período de incubación, que varía de 15 a 120 días, la hepatitis C aguda suele permanecer asintomática y no es diagnosticada. Pueden existir síntomas inespecíficos como fatiga, fiebre baja, mialgias, náuseas, vómitos o prurito. La ictericia se presenta en tan sólo el 20-30% de los pacientes, generalmente 2-12 semanas tras la infección. La concentración de aminotransferasas séricas suele superar en 10 veces el límite superior de la normalidad en la fase aguda, incluso cuando no existen síntomas. Se han descrito casos de hepatitis C fulminante, pero parecen ser excepcionales en ausencia de otra hepatopatía crónica subyacente.

Laboratorio:

1.Test Rápido:
 Anticuerpos anti-HCV (anticorpo anti-HCV)

2. Inmunoensayo:
 Anticuerpos anti-HCV (anticorpos anti-HCV)

Estos dos exámenes solo no dicen que existió contacto con el virus, pero no corrobora infección activa.

Para la confirmación de enfermedad activa se precisa de pruebas moleculares para detectar el ARN viral. Es el test usado actualmente en Brasil.

1. Detección de ARN de la Hepatitis C (Detecção de ácidos nucleicos do HCV (HCV-RNA)

Cinética de los marcadores del virus de la hepatitis C (VHC) durante la hepatitis C aguda autolimitada. ALAT = alanina aminotransferasa; LAN = límite alto de la normalidad.

Cinética de los marcadores del virus de la hepatitis C (VHC) durante la hepatitis C aguda que evoluciona a la infección crónica. ALAT = alanina aminotransferasa; LAN = límite alto de la normalidad.


Aquí adelante dejamos el Protocolo y directriz brasileña para quien quiera profundizar en el tema puede revisar online o descargar para su computador.


Protocolo Clínico e Diretrizes Terapêuticas para Hepatite C e Coinfecções